Month: August 2012

Las Marcas de un Hombre de Dios

¿Te has preguntado que distingue a un hombre de Dios? Es fácil para nosotros en la cultura en que vivimos concentrarnos en lo externo de las personas. Quieras admitirlo o no, muchas de las distinciones que hacemos, las hacemos basadas en la vestimenta, vida social, amistades, y hasta con el tipo de carro que guían. ¿Podemos distinguir a un hombre de Dios basado en lo externo?

Mientras que es cierto, el hombre de Dios va a tomar las mejores decisiones en su vestimenta, su vida social, sus amistades y hasta en el tipo de carro que guía, no podemos definir a un hombre de Dios solo en lo externo.

La Palabra de Dios

¿Qué realmente distingue un hombre de Dios? Dios mismo nos da la respuesta a esta pregunta. Para que puedas ser un hombre de Dios, tienes que poner en práctica lo que Su Palabra nos dice. Su perdurable e inmutable Palabra es la fuente de información definitiva de las 5 marcas de un hombre de Dios.

“Más tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo,” 1 Timoteo 6:11-14

El apóstol Pablo escribiéndole a Timoteo, le deja saber los elementos esenciales de un ministro efectivo en la iglesia y comienza llamándolo “hombre de Dios”.

El hombre de Dios es aquel que le pertenece personalmente a Dios y no al mundo o a la cultura. El hombre de Dios es aquel que lo distingue las siguientes marcas:

1. El hombre de Dios huye

“Más tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas,” Tenemos que ser fugitivos y huir constantemente. ¿De qué? (Leer contexto)

“Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;  porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.” 1 Timothy 6:9-10

Del amor al dinero y todas las codicias necias y dañosas que hunden a los hombres en destrucción y perdición. Huyamos y escapemos de las influencias de este mundo pasajero.

2. El Hombre de Dios sigue

“y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.” Mientras huimos de las influencias del mundo, seguimos las virtudes espirituales. Sigamos el mandato de constantemente huir y seguir.

Corramos a hacer lo bueno, a pensar en lo bueno, a confiar en Dios, amar a Dios y a los que nos rodean, a perseverar y a estar tranquilos no importando la situación.

3. El hombre de Dios pelea

Pelea la buena batalla de la fe” ¿Pelear con qué? Pelear para proteger la verdad Bíblica. Tenemos que pelear porque la verdad Bíblica está siempre bajo ataque.

4. El hombre de Dios echa mano

echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado,”  Tenemos que recordar que es acerca de nuestra salvación y la vida eterna.

Huimos de las influencias de este mundo pasajero, seguimos las virtudes espirituales y peleamos para proteger la verdad Bíblica recordando cual es nuestra meta final, la vida eterna. Nuestra batalla es por lo eterno.

5. El hombre de Dios guarda

que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión,” Y por último si queremos ser hombres de Dios tenemos que guardar el mandamiento. ¿Qué mandamiento? Su ley, Su Palabra.

Si guardamos Su Palabra sabemos de qué huir, seguir, pelear y echar mano.

Estas marcas no se comparan a las distinciones externas. No nos preocupemos por lo externo. Seamos una generación de hombres diferentes en nuestra cultura. No desmayemos, huyamos, sigamos, peleemos, echemos mano y guardemos porque este es nuestro llamado.

Photo credit: loswl (Creative Commons)

La Lista Que Cambiara tu Vida

En mi última cita con mi esposa pude descubrir una triste realidad. Mis prioridades no estaban en orden. Mi esposa, con amor pudo señalar ciertas áreas en la cual me estaban distrayendo de las responsabilidades (rol) que Dios me ha dado.

¿Cómo sabemos si estamos distraídos o enfocados en lo correcto?

De dos maneras:

  • Tenemos que determinar cuáles son nuestras prioridades Bíblicas,
  • y consistentemente evaluar si estamos o no viviendo de acuerdo a esas prioridades.

Después de descubrir que mis prioridades no estaban en orden tuve que reflexionar y hacer una lista de mis prioridades Bíblicas. ¿Por qué una lista? Porqué el saber cuáles son tus prioridades te van a proteger de no distraerte. [Tweet this]

La Lista

Aunque la Biblia no nos señala una lista especifica del orden de prioridades, un estudio de la Palabra de Dios nos va ayudar a ver los principios generales para establecer ese orden de prioridades.

¿Cuáles son nuestras prioridades Bíblicas? Bueno, en mi vida, para hombres casados y con hijos como yo, la lista es la siguiente. Mis prioridades son en el siguiente orden…

  1. Dios (Mi vida espiritual)
  2. Mi esposa
  3. Mis hijos
  4. Mi iglesia
  5. Mi ministerio en la iglesia
  6. Mi empleo

¿De qué manera Dios te ha llamado? Toma un momento para hacer tu lista personal. Haciendo tu propia lista va ayudarte a evaluar si estás haciendo lo que es importante cada día.

Por último, recuerda que aquellos que están cerca de ti, como tu esposa, pueden ayudarte a señalar las distracciones en tu vida. Otros pueden ver en tu vida lo que tú no puedes ver. Toma unos minutos y comparte tu lista.

100,000,000 + 1

Hoy descubrí que hay más de 100 millones de Blogs en el internet. Y la pregunta es, ¿Por qué añadir otro blog al internet? ¿Qué tiene de importancia este blog que no tienen los otros 100 millones? Su contenido.

Admítelo, hay un deseo intenso en tu corazón de crecer en tu relación con Dios, con tu esposa, tus hijos, tu iglesia y en todas las áreas (360) en la cual Dios te ha llamado. ¿Cómo sé que hay ese deseo en tu corazón? Porque está en mi corazón también.

Deseo Intenso

Hoy, motivado por ese deseo intenso de crecer y la frustración de los pocos recursos en español, añado este blog dedicado al crecimiento del llamado que Dios ha hecho a todos los hombres. Ser ese Hombre 360 que Dios quiere que yo sea.

Aquí se va a leer y estudiar la Biblia, hacer preguntas, compartir opiniones, dar ánimo, confesar pecados, y reconocer la gracia de Dios.

Quiero que sepas desde un principio que no soy un escritor. Vas a encontrar errores ortográficos y otros errores que te van a ser reír. Pero no me molesta mientras sea para tu beneficio.

Segundo, no soy ni quiero pretender ser un experto en el tema. Mi intención es compartir por donde Dios me está dirigiendo en esta aventura del llamado a ser hombre.

Familia HD360

Te invito a que crezcamos juntos. Te invito a que te hagas parte de la familia de Hombres de Dios 360 dejando tus comentarios, suscribiéndote por email y siguiéndome en tweeter.